ESTOICISMO, ZEN Y MINDFULNESS

momento-presente

Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado. Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro

Cuando se quiere hacer negocio con algo, cosa legítima por supuesto – las facturas no se pagan solas -, uno de los métodos más frecuentemente utilizados consiste en tomar una cosa ya existente, cambiarle el nombre y lanzarla al mercado con otra presentación. Esta técnica comercial no deja de ser la aplicación del principio denominado océano rojo y océano azul.
Últimamente me he interesado por una cosa llamada Mindfulness y que me ha parecido ver que multitud de gurús venden como una práctica novedosa y revolucionaria, con aplicaciones a nivel de empresa e incluso enfocado a sus directivos.
Personalmente siento interés por todo aquello que me sirva para aumentar mis capacidades, ya sean físicas como metales, habilidades ya de por si muy limitadas en mi persona, y al realizar una búsqueda más detalladas intentando aumentar mi conocimiento al respecto me fui dando cuenta que las técnicas aplicadas, el problema a solucionar y las capacidades a mejorar eran las mismas que yo había descubierto en el Zen y en el Estoicismo tiempo atrás. O sea otros que han descubierto la sopa de ajo.
El principio en el qué se basa el Estoicismo, el Zen y el Mindfulness consiste en la necesidad de vivir el momento presente y ser conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor en tiempo real. Estamos acompañados constantemente por un mono saltarín, yo ya conozco al mio, que nos recuerda el pasado y nos arrastra hacia el futuro; lo que nos lleva a la depresión en un caso y hacia la angustia en el otro. Según la práctica Zen la solución, a esta avalancha de pensamientos y emociones que nos asaltan de una manera caótica, está en ser conscientes del momento y esto se consigue, entre otras técnicas, a partir de la meditación.
Este tipo de práctica puede abordarse desde un enfoque más acorde con el budismo Zen, por lo que la aproximación ya se realiza desde un punto de vista religioso, con lo que ya se empiezan a asumir cuestiones relacionadas con la fe. A pesar de ello la práctica Zen en occidente se ha transformado en una actividad “laica”, aunque hasta el momento sin una base científico-médica, y este nuevo paso lo ha dado el Mindfulness. Si algo tiene de positivo este océano azul es que se ha despojado a este tipo de prácticas de todo su acompañamiento místico y religioso y se ha asumido su beneficio médico, aunque la búsqueda de un resultado lucrativo en su aplicación se me hace hasta cierto punto difícil de asimilar, como me ocurre cada vez que veo libros del estilo “El Arte de la Guerra Aplicado a los Negocios”, si Sun Tzu levantara la cabeza les rebanaba el cuello a todos.
En definitiva: no tengas miedo, siéntate en una posición cómoda, no mires el reloj y cuenta tus respiraciones,… es una buena forma de empezar a controlar al mono saltarín.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ALIVE, Lifestyle y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ESTOICISMO, ZEN Y MINDFULNESS

  1. dijo:

    La frase no es de Lao Tse pero está muy bien 😉 y el resto del artículo 🙂

    • amkosen dijo:

      Hola,
      Conocía la frase, y al intentar buscar el autor encontré que estaba adjudicada a Lao Tse. Ciertamente me extrañó que Lao Tze hiciera referencia a la “depresión”, aun así la di como buena. De todas formas ya está corregido. Quedará como “anónima”.
      Gracias por visitar mi blog, comentar el post y sobre todo por tu sentido crítico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s