THE ROAD OF BONES (IQ)

The Road of BonesEstá claro que IQ no pretende engañar a nadie y que cuando escuchamos un nuevo trabajo del grupo sabemos, sin errar en exceso, lo que nos podemos encontrar. Si el sello IQ es el neo-prog no cabe duda que es lo que nos van a ofrecer en cada uno de sus trabajos. Este The Road of Bones no se aparta de la senda fijada por el grupo desde hace años, aunque, eso sí, con algún toque más “oscuro”, quizás algo contagiados por la tendencia actual. Basándose en estas premisas, obviamente, si te gusta IQ y el neo-prog te gustará este disco. Y en realidad así es.
La banda sigue liderada por el binomio Holmes-Nicholls, acompañados por Paul Cook, Neil Durant y Tim Esau; miembros del grupo que han estado yendo y viniendo a lo largo de la historia de la banda. Aunque el sonido sigue siendo el de siempre, quizás repitiendo en exceso determinadas estructuras rítmicas ya excesivamente explotadas, la entrada de Neil Durant ha permitido darle un nuevo enfoque a los teclados, mostrando, sin perder la esencia original, una nueva dimensión de los mismos con la inserción de nuevos sonidos.

A nivel compositivo destaca el equitativo equilibrio entre pasajes duros y consistentes y momentos melódicos; navegando entre estructuras sinfónicas, ambientales y hasta cierto punto psicodélicas.

El disco se abre con los temas From The Outside In y The Road of Bones, composiciones oscuras y crudas, en las que se da poco margen a la luminosidad musical. El siguiente tema, Without Walls, composición larga del disco, demuestra lo capaces que son estos chicos en desarrollar composiciones de 20 minutos. En este tema ya se introducen pasajes más melódicos combinados con momentos de una gran épica sin que se pierda la esencia dura del sonido de la banda. A continuación de esta suite y como no todo es oscuridad en IQ, el grupo nos regala la fantástica Ocean, tema corto con el sello “mirandoporlaventanacuandollueve“, porque, más allá de la épica y el sinfonismo Nicholls tiene una gran capacidad para las composiciones más intimistas y melancólicas. El disco se cierra con Until the End, quizás el tema más previsible, en el sentido de reflejar al 100% la esencia del estilo del grupo y en el que es prácticamente imposible no reconocer los pilares en los que se asienta la estructura musical y compositiva de la banda.

Un disco muy bueno, que aunque no sorprende, en el sentido de que no ofrece nada nuevo, hace las delicias de los que como yo descubrimos esta locura del rock sinfónico en los años 80’s, época dorada del Neo-prog.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ALIVE, Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s