MAN ON THE ROCKS (MIKE OLDFIELD)

Man on the rocksNo sé si volveré a hacer algo musicalmente increíble en los próximos años

Mike Oldfield

Cierto es que, como he comentado en alguna otra ocasión, hay grupos y músicos de los que no espero mucho cuando editan un nuevo trabajo. Para algunos artistas esta circunstancia la asumo como tal, sin importarme en exceso, y en el caso de otros me duele enormemente. Con Mike Oldfield pasé una mala temporada, en la que iba de decepción en decepción, aunque cuando llegó Music of The Spheres, y ante semejante joya orquestal, respiré tranquilo y aliviado.
Al enterarme de que Oldfield iba a publicar un nuevo disco con canciones cortas temblé de nuevo, ¿Qué es lo que nos puede aportar en forma de canciones pop, cuando todos estamos esperando una nueva gran suite instrumental?
Man On The Rocks es un disco correcto, que no sé como encaja en el entorno del pop-rock actual, aunque no llego a asumirlo según la forma en que hoy en día se entienden las canciones cortas siguiendo el formato progresivo.
Tras escuchar varias veces el disco en su totalidad he de reconocer que alcanza el aprobado. Entre las once canciones hay temas normalitos,  sin demasiadas pretensiones,  canciones apreciables y otras muy buenas que disfruto realmente al escucharlas. Oldfield toca varios palos en versión pop-rock; un single normalito, que mal suena esto de single en el siglo XXI, Sailing; música con aires celtas, la apreciable Moonshine; canciones rockeras con aires de blues, Irene; toques modernos en Chariots; baladas más reposadas como la insulsa Following The Angels o la apreciable I Give myself Away y composiciones con un sonido más épico-progresivo como Man On The Rocks y Nuclear. Estas dos últimas canciones son para mi las joyas de este trabajo. El crescendo de Man on The Rocks, junto a la voz de Luke Spiller y los geniales pasajes de guitarra que contiene la convierten en un tema redondo de principio a fin. Nuclear es el otro tema estrella del disco, composición algo oscura, con unas guitarras y un Hammond potentes y de una calidad y fuerza innegable, que no sé por qué, me recuerda a King Crimson en In The Court of The Crimson King.
Lo que no se le puede negar al genio de Reading es su calidad y profesionalidad. Mike sigue tocando la guitarra de una manera excepcional – pruebas son Man On The Rocks y Castaway – y la elección de Luke Spliller como vocalista aporta a este disco un aire fresco y renovado. Oldfield siempre ha tenido un muy buen criterio con los vocalistas y esta vez ha vuelto a acertar, aunque Spiller encaje mejor en unas canciones que en otras.
Buen disco, agradable de escuchar y con un par de muy buenas canciones aunque, a pesar de que Oldfield se nos presente con aires renovados, sigo pensando que ya nos ha ofrecido lo mejor que podía dar. Pero quién sabe lo que se puede esperar de un genio…

PD: Si alguien se preguntaba dónde estaba el bajista barbudo de Phil Collins, pues ya ha aparecido.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ALIVE, Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s