IQ (Barcelona, 10/04/2014)

Erase una vez un grupo de jóvenes, allá por los inicios de los 80’s, que quisieron tomar el relevo de los grupos clásicos del rock progresivo de los años 70’s. Estos grupos de música, en la mayoría de los casos más llevados por la ilusión que por la calidad, formaron lo que se bautizó con el término neo-prog; una mezcla de progresivo con cierto aire underground, muy acorde con lo que representaban esos años en cuanto a transformación musical. La mayoría de esos grupos han llegado hasta la actualidad, los más evolucionando hacía otros registros musicales dentro del prog-rock, como es el caso de Marillion y Pendragon entre otros. Quizás los que han intentado no renunciar a su estilo fundacional son IQ. Este grupo sigue, hasta cierto punto, siendo fiel al sonido de aquellos años, al menos hasta el día de hoy y a falta de escuchar con más atención su nuevo trabajo The Road of Bones.

Y con esa idea estábamos el pasado 10 de abril en la sala City Hall de Barcelona, para escuchar al grupo estandarte del progresivo de los 80’s.

La banda se presentó sin Paul Cook ni John Jowitt, aunque la función de bajista la ocupó Tim Esau, miembro fundacional del grupo junto con los eternos Mike Holmes y Peter Nicholls que se presentó sobre el escenario con traje y corbata.

El recital arrancó con un tema de su nuevo disco, From The Outside In y continuó con los clásicos The Darkest Hour y No Love lost. A pesar de que estos dos temas empezaron a despertar a la audiencia el hecho de seguir con temas de su, inédito hasta el momento, nuevo trabajo discográfico hizo que se apagara la incipiente chispa que parecía empezar a prender en el público. Siguieron los temas Ryker Skies y As The Mirror To The Sun. Al iniciar la interpretación del tema largo de The Road of Bones se produjo un fallo técnico en los teclados de Neil Durant que Peter Nichols y Mike Holmes aprovecharon para hacer una rápida incursión en el tema The Last Human Gateaway, canción seminal del neo-prog y uno de los referentes del grupo. Tras la interpretación de la inédita Without Walls siguió la ejecución del himno The Wake que fue empalmado con Leap Of Faith del disco Ever, y tras el tema Until The End la banda nos regaló como despedida la fantástica The Seventh House. Como encore la banda cerró su actuación con el ya clásico Subterranea.

Concierto con evidentes claroscuros en el que a pesar de la muy buena puesta en escena – a nivel de iluminación y por la calidad de las proyecciones – el sonido dejó bastante que desear, ocurrieron fallos técnicos que supongo podrían haberse prevenido y el hecho de presentar el nuevo trabajo de la banda, sin el conocimiento de la mayoría del público, hizo que la sensación al final del concierto fuera ciertamente agridulce.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ALIVE, Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s