JETHRO TULL’S IAN ANDERSON (Barcelona, 6/2/2013)

To Old To Rock-and-Roll, To Young To Die” es el título de uno de los discos de Jethro Tull, que con paso del tiempo ha dejado de ser una frase que contenía unas palabras casi proféticas para convertirse en una realidad y en un lema, posiblemente no sólo para Ian Anderson sino para muchas otras bandas veteranas.

El incombustible Ian Anderson ha sacado a la carretera su genial trabajo Thick As A Brick, conmemorando el 40 aniversario de su publicación, junto con el disco que le da continuidad, TAAB 2. La gira pasó por la ciudad de Barcelona, el pasado día 6 de febrero, y el lugar escogido fue El Palau de la Música Catalana. El auditorio no deja de ser un “marco incomparable” para la celebración de conciertos, aunque quizás más indicado para un recital de la parte más trovadoresca y acústica de Anderson que para su faceta más rockera, como es el caso del TAAB.

La actuación se inició con un video en el que Gerald Bostock visita a su psiquiatra, personaje encarnado por el mismo Anderson, y en el que éste le pide que le explique como fue su infancia, lo que da pie a la interpretación del Thick As A Brick a la vez que sirve de nexo de unión entre las dos partes del TAAB.

La composición no ha perdido fuerza 40 años después ni deja de sonar actual, por algo es un clásico, a pesar de que la voz de Ian anderson, a causa del cáncer de garganta que sufrió, no está ya en condiciones de interpretar el disco al completo ni de llegar a los registros más agudos. Para eso Anderson cuenta con la ayuda de Ryan O’donnell que hace las funciones de actor, cantante y barrendero.

El concierto no estuvo falto de los típicos gags de humor británico, al estilo Monty Python, que Ian Anderson suele incluir en sus conciertos; la interrupción de la actuación por una llamada telefónica, la incorporación vía Skype (hay que modernizarse) de la violinista Anna Phoebe acompañando a la banda en el que considero el mejor fragmento de TAAB, la presentación del marido de Anna Phoebe vestido de buzo y que desesperadamente se pasó todo el concierto buscando un lugar en el que sumergirse, la transmisión de la información meteorológica,… Estos toques humorísticos no eclipsan en ningún momento el valor musical de uno de los discos seminales del rock progresivo ni ocultan la calidad de ejecución de unos fantásticos músicos. A pesar de todo esto no se puede obviar el paso del tiempo y que Ian Anderson ya no está para soportar su peso sobre una pierna ni para realizar esos magníficos solos flautístico-guturales con la energía de tiempos pasados. En cuanto a la banda, Ryan O’donnell no alcanza en lo más mínimo la originalidad de Anderson ni el meritorio guitarrista Florian Opahle iguala a Martin Lancelot Barre. De todas formas y a pesar de los pesares fue una experiencia magnífica vivir y escuchar TAAB en directo y al completo.

Tras una pausa de 20 minutos la banda se reincorporó para la interpretación del TAAB 2. Previamente se proyectó una especie de documental del canal de YouTube de St. Cleve TV, que incluye las tres parroquias de St. Cleve, Linwell y Little Cruddock, en el que Archibald Parritt nos mostró los jardines de Cruddock. Al finalizar la visita Parritt presentó a Ian Anderson y sus chicos, una banda de Rock progresivo y no de pop según palabras del propio Parritt, al tiempo que nos invitaba a todos a la final del concurso de Karaoke de canciones de Phil Collins.

La interpretación de TAAB 2 me gustó más, me pareció más correcta, al ser quizás menos exigente “físicamente” para Ian Anderson. El hecho de tener más fragmentos acústicos y contener una temática más profunda la convierte en una obra algo más pausada, a la que la banda y el propio Anderson, me dio la sensación, se adaptan mejor y en la que se sienten más cómodos. Fabulosas interpretaciones, no sólo de los temas más rockeros – Banker bets and Banker wins, Old School song, A Change Of Horses – sino también de los más acústicos.

Tras la presentación de la banda por el mismísimo Archibald Parritt llegaron los bises con la magnífica Locomotive Breath, tema que sirvió de cierre de este fantástico concierto. Concierto al que seguramente todos nos hubiera encantado vivir 30 años atrás con un Anderson en sus mejores facultades acompañado por unos geniales Martin Barre y Jhon Evans.

Odd chap, life…

Ian Anderson

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ALIVE, Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s