ROGER WATERS, THE WALL (Barcelona 29-3-2011)

The Wall, un disco capital, no solo en la historia de la música sino a nivel personal para muchos de nosotros ¿Quién no se ha sentido identificado alguna vez en su vida con la historia que se cuenta en este disco? Es por eso que para mucha gente el hecho de ver el espectáculo de El Muro en directo es algo más que simplemente una experiencia musical.

Una de las cosas que siempre había echado en falta a nivel musical era no haber podido disfrutar en su momento de los conciertos de The Wall. Evidentemente por mi edad, por el momento en que descubrí el disco y por que durante la gira de 1980 solo se representó el espectáculo en Londres, Dortmund, Nueva York y Los Angeles. Al final el tiempo va poniendo las cosas en su lugar y te va dando lo que creías que jamás tendrías. Aunque lo que suele pasar en estos casos es que después de esperar casi 30 años cuando llega te sabe a poco. Por un lado porque no es el muro de Pink Floyd sino el de Roger Waters (aunque The Wall sea más de Roger Waters que de Pink floyd) y porque el paso del tiempo hace que las cosas, por muy buenas que sean, no lleguen a despertar las sensaciones que durante 30 años uno había estando esperando sentir. Aún así la emoción y la fascinación por todo lo que rodea este disco jamás me ha abandonado y tampoco faltó en ningún momento del espectáculo.

Fue una lástima no haber podido disfrutar del concierto de pie, más cerca del escenario, ya que lo vi desde la “comodidad” de un asiento en la grada. Llegué tarde en el momento de la compra de entradas y solo quedaban estas localidades. Desde mi asiento me daba la sensación de estar fuera del espectáculo y de no vivir junto a Pink las mismas sensaciones. Aun así la situación de mi asiento era bastante buena.

La banda me pareció algo floja. Será por que por muy buenos que sean, que lo son, no eran ni sonaban a Pink Floyd. No me gustó el cantante, quizás porque en canciones como Mother, Hey you o Comfortably Numb esperaba escuchar la voz de David Gilmour y su guitarra, dando la réplica a las estrofas cantadas por Roger waters. No se si se nota pero es que yo soy más de Gilmour.

El espectáculo estaba realmente bien conseguido, ya desde un principio con el tema In The Flesh uno se da cuenta de lo que deparará el concierto en su conjunto. Con The thin Ice llegó el primer momento emotivo del concierto, mediante la formación de los ladrillos de parte del muro a partir de la fotografías de personas caídas en diversos conflictos armados alrededor del mundo y empezando por la del padre de Roger Waters, muerto en la batalla de Anzio. Estas fotografías corresponden a las que la gente envía a la Web The Fallen Loved Ones. A continuación la visión de un mar rojo acompañó la interpretación de Another brick in the wall part 1 y la famosa entrada del sonido del helicóptero, el tren y la marioneta del maestro las de The happiest days of our lives y another brick in the wall part 2. Otro de los grandes momentos del concierto fue la interpretación de Mother en la que se proyectaron imágenes del concierto de Earls Court en 1980 y en las que se veían imágenes de Roger Waters interpretando esta canción. Tras Goodbye Blue Skies Waters volvió a recuperar, en Empty Spaces y What Shall We Do Now? las filmaciones de los inquietantes dibujos de Gerald Scarfe.

Tras la instrumental The Last Few Bricks y con el muro prácticamente completo, a falta de la incorporación del último ladrillo, Waters interpreto el tema Goodbye Cruel World con la que se daba por finalizada la primera parte del concierto.

La segunda parte del espectáculo se inició con Hey you produciéndose uno de los momentos más desconcertantes de la noche ya que el grupo interpretó la canción desde detrás del muro, por lo que el público simplemente miraba fijamente a una pared en el escenario. Después de esto y de que pink se preguntara Is There Anybody Out There? se abrió un espacio desde el que Waters interpreto la escena de la habitación del hotel con la canción Nobody Home. Tras esto llegó quizás el momento más emotivo y emocionante de la noche, no voy a negar que durante la interpretación de la canción Vera se me puso la piel de gallina. Simplemente hay que ver el video.

Tras Bring The Boys Back Home llegó una de mis canciones favoritas, por no decir mi canción favorita, Comfortably Numb, y aquí salió mi vena más integrista: lo siento pero no puedo escuchar uno de los mejores solos de guitarra de la historia del rock tocada por una persona diferente a su intérprete original. Está claro que la canción pierde mucho sin la participación de David Gilmour.

Con The Show Must Go On se inicia la recta final del espectáculo. Me gustó bastante la interpretación de Run Like Hell, con el imprescindible cerdo sobrevolando las cabezas del público. Brutal fue también The Trial, con los dibujos de Gerald Scarf sobre la pantalla-muro y en la que Waters da voz – de nuevo – al maestro, a la madre y a la esposa de Pink y que con el derrumbamiento del muro da por finalizado el concierto.

De los restos de la destrucción del muro resurge la esperanza con Outside The Wall, canción interpretada de forma acústica por todos los miembros del grupo y que sirvió para presentar a la banda. Me pareció sorprendente la frase con la que se despidió Roger Waters y en la que dio las gracias al público por hacer de él una mejor persona. Con esta afirmación Waters parece querer dejar atrás esa imagen, quizás más que merecida, de persona ególatra y algo tiránica. Quizás este era el último ladrillo que le faltaba por derribar a Roger Waters.

Fantástico concierto y fantástica experiencia que posiblemente jamás se vuelva a repetir, aunque siempre nos quedarán las geniales canciones de este grupo de estudiantes de arquitectura a los que un día les dio por ponerse a hacer música.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ALIVE, Música y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ROGER WATERS, THE WALL (Barcelona 29-3-2011)

  1. Gobe dijo:

    Es de suponer que en alguno de los conciertos de Londres aparecerá Gilmour para deleitar a los suyos, que han agotado las localidades por si acaso. Y espero de corazón que si se edita un DVD de la gira aparezca ese momento estelar en los “extras”. Comfortably Numb es mucho Comfortably Numb. Wright podía hacer de Waters, pero Gilmour es más difícil de sustituir. Aún y así el resultado es más que satisfactorio. “Vera” brutal. Me ha recordado que debía ver “Hey You” (http://www.youtube.com/watch?v=nf6qqtULk1c). Deberes hechos pues. Ahora tocan los del otro Roger.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s